domingo, octubre 30, 2016

Bestiario de Cenizas (1997)

 A veces no nos damos cuenta de los libros que tenemos en casa; sucede que hace unos años, la abuela de un vacile me había obsequiado un cartón con varios de los libros de la campaña de lectura patrocinada por la Empresa Eléctrica Quito, esos que te entregan por USD 1 adicional en la planilla de luz. No me tomé la molestia de revisarlos enseguida; aún varios de ellos siguen en su bolsa de plástico original, lo que me lleva a la anécdota de este libro de Byron Rodríguez, Bestiario de Cenizas, publicado originalmente por editorial Eskeletra en 1997 y relanzado en 2008 dentro de la colección Luna Viva, de la Campaña Nacional Eugenio Espejo por el Libro y la Lectura.

Volvía el otro día del Centro Histórico (creo que fui a pagar del teléfono), cuando me encontré con un local de libros usados, ubicado en la zona donde se junta la Avenida Pichincha con la Guayaquil para formar la 10 de Agosto. En una de las mesas destacaba una cartulina que decía "50 ctvs", moneda que justo me quedaba de vuelto. Fue entonces que lo vi: Bestiario de Cenizas, del cotopaxense Byron Rodríguez, uno de los editores de diario El Comercio, como supe poco después, googleando. Tenía el leve presentimiento de que ya había visto ese libro; sin embargo, decidí estrenarme comprando en el pequeño almacén.

Al llegar a casa, y revisar los libros de la abuela de mi ex, me percaté que en efecto, ya tenía esta obra, situación que decidí considerar mas bien como un señal y una invitación para leerlo. Soy bastante distraído; realmente es casi un hito para mí terminar un texto; aún tengo en casa varios pendientes que ojeé una vez, y quedaron inconclusos. Pero esa es una historia que ya comentaré en otro momento.

"Isinche", nombre que podría recordarnos a "El Quinche" (que probablemente sustituye a Pujilí), es el escenario de esta historia, que parece coquetear con la leyenda de Bella Aurora y La Casa 1028, o que por lo menos parece haberla tomado como referente, así también como con el personaje Melquiades de Cien Años de Soledad. Con un estilo felizmente alejado del pretencionismo muy típico sobre todo entre nuestros autores quiteños, la historia se desenvuelve bien, tan bien, que logró algo en mí que muy pocas veces me ha pasado con los libros: terminármelo el mismo día, más concretamente un sábado.
Los paisajes de las provincias de Cotopaxi y Tungurahua, el contexto social de los años sesentas ecuatorianos (protagonizados por el Velasquismo), el costumbrismo de clase y una historia surreal que juega con el instante en que la inocencia y la sensualidad se chocan, logra una fórmula que proporciona dinamismo a la narración, sin dar giros espectaculares, pero tampoco cayendo en la monotonía que muchas veces resta puntos a la novela, frente al cuento.

Bestiario de Cenizas
Byron Rodriguez
1997
Editorial Eskeletra
8.5/10